Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de enero, 2014

Fabricio Estrada “Sur del mediodía”

Fabricio Estrada es uno de los poetas más emblemáticos de la poesía hondureña; ha logrado, a buen pulso y ritmo, configurar una geografía poética universal, desde el riesgo propio, desde el experimento y sobre todo desde su rebeldía no sólo como poeta sino como ser humano.
La poesía de Estrada tiene de fondo una fuerza verbal que hace resplandecer sus imágenes y en la que hay mucha relación con la oralidad y con cierta retórica del discurso clásico, dos centros que permiten, por un lado, nombrar con espontaneidad unos hechos poéticos, y por otro lado, darles un tono grave en el énfasis, casi siempre en un plano de primera persona, lo que trae como resultado una evocación activa o la puntualización enérgica que propone y exige una confrontación directa entre el lector y la poesía.
Su obra cruza ese paisaje de las utopías y mucha de su fuerza surge de ellas y de los conflictos de su vocación ideológica, una tensión vital de su poesía que indaga, explora y ensaya con amplia libertad indiv…

Carlos Ordóñez “Sufren a ciegas los hombres, heridos de luz”

Carlos Ordóñez es un poeta signado por dos pasiones: el cine y la literatura, expresiones que ha explorado profundamente y en las que no sólo lo avala su pasión, afinidad y vocación, sino sus amplios estudios académicos en Honduras, Cuba, España y Brasil, países en los que ha pasado los últimos años.
Cuando comencé a leer “Disturbio en el fragmento 119 de Heráclito”, vinieron a mi mente dos poemas de Ordóñez que sin duda ya dan pautas de esta escritura y que aparecen en su primer libro “Llanto alrededor”, me refiero al poema “La sed de los pájaros” y al poema “El sur”, en mi opinión los textos más valiosos de aquel primer libro. Ambos poemas legitiman la memoria y el viaje del hombre en busca de una pertenencia en la continuidad de la vida que lo edifica; representan la búsqueda de un resplandor esencial entre las ruinas; esa búsqueda aspira a ser trascendental y se nutre de las pequeñas cosas, del viaje hacia una tierra que existe sólo en el eco de la imposibilidad y que signa de un t…