Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de marzo, 2018

Paola Valverde, respirar la vida a través de la poesía

Dice el poeta costarricense Alfredo Trejos en su precisa (y preciosa) nota introductoria al libro de Paola Valverde “La angustia de leer BARTENDER se compensa con la felicidad que aporta a la hora de comprender mejor cuál es la poesía que hoy nos urge. Cuál es la poesía que hoy somos”.
Le creo al leerlo porque conozco el panorama de la nueva poesía centroamericana cuyas últimas dos generaciones de poetas han replanteado el mapa poético y Paola Valverde pertenece a una de ellas. No se trata de actualización, ni de una puesta al día con algún canon, sino de la legitimidad de un discurso poético menos comprometido con los moldes tradicionales y más certeros en cuanto a su vitalidad y por ende a tono con el presente de nuestras sociedades o de nuestra forma de ver la vida.
Es irónico pero aquellas miradas fijas de los eternos temas de la poesía hoy se engendran entre dilemas, ocupaciones y nuevas soledades; la utópica idea de unión la mastica el mercado, el huracán de la violencia, la corr…

Granada es un poema

Todo comienza cuando cruzamos el punto fronterizo de Las Manos y entramos a Nicaragua: una carretera de asfalto, en magnifico estado. En las próximas cinco horas de recorrido no hay ni un bache. Aunque quiero acelerar un poco, no puedo, hay línea continua color amarillo todo el tiempo. En dos ocasiones los retenes de tránsito nos detienen para darnos recomendaciones: “Llevan prisa, muchachos, no rebasen aunque tengan visibilidad, aquí eso es falta. Me saludan a Granada, muchachos”.
Antes, en Honduras, nos habían detenido tres retenes, no de policías, sino de “militares” encapuchados con el dedo en el gatillo miraban con desconfianza a mi hijo de nueve meses, seguro sospechaban que era un terrorista que quiere desbarrancar el proyecto continuista del que está ahorita y quizá después, y de los que sufren por no estar ahí (entiéndase momios vrs ñangaras o Derecha Penca vrs Izquierda Muerta). No llevo una camiseta de FUERA JOH, ni una calcomanía, una llanta vieja para la quema o un panf…