Ir al contenido principal

Queremos tanto a Janet




Esta mujer que ve los árboles en una plaza de la ciudad de Gracias no es la que imaginé cuando leí sus poderosas crónicas y descubrí la manera en que narra magistralmente nuestra patria desde detalles muy simples de la vida y postula la indagación del devenir en conversaciones que parecen no tener importancia y en verdad son los hilos que hilvanan nuestra historia.

Antes la imaginaba con una mirada sentenciosa, en cambio hoy que la veo de frente, anoto mi primera impresión “tiene una inteligencia fascinante que sabe llevar sin pedantería cuando habla” y luego más tarde en su conferencia, volví a anotar “una organización vital de instantes, todo lo conecta con naturalidad a través una prosa muy diáfana”.

Janet Gold, desborda con su buen oficio de escritora; nos permite la comprensión de un mundo tan nuestro que a veces sentimos ajeno, pero en sus crónicas, Janet, regresa cada cosa al lugar que le corresponde en la memoria personal y colectiva. Es así como deben leerse los imaginarios y se debe enfrentar la historia literaria que será siempre posibilidad y no ley, acto esencial y no dato, deriva y no dogma.

Su libro “Crónica de una cercanía” es una bitácora excepcional de nuestra cultura. No sólo su prosa exquisita, sino esa leve forma de narrar su trajinar por la Honduras literaria, sin atavismo, sin gravedad, sin ampulosidad y vastos adjetivos.

La buena prosa de una crónica posee la majestuosidad del oficio y la vital sencillez de hacer calzar las historias dentro de los universos que se bifurcan. Janet Gold es dueña de ese don, de ese oficio: descifrar el país desde la lluvia en Santa Lucia; recordar la mirada del poeta Roberto Sosa entre el paisaje de Nueva Inglaterra, contar el olvido de las mujeres escritoras de Honduras desde un libro que le regaló un desconocido en Tegucigalpa y a quien jamás volvió a ver; acercarse a la poética de José Luis Quezada desde la percepción del lector y su testimonio esencial o esa sincera imagen de ella llorando por la salud del escritor Roberto Castillo ante sus alumnos de literatura en la Universidad de New Hampshire.

Pocas veces un país se cuenta de un modo tan hondo, yendo por los acontecimientos con una mesura implacable que nos recuerda la brillante permanencia de los hombres y mujeres creadoras de Honduras que, a pesar de la ingratitud y la injusticia, insisten en la cercanía que aún permanece entre nosotros.

Es seguro que si alargamos la mano o abrimos un poco los ojos podremos sentirnos cercanos y acompañados en el camino hacia las utopías. Así lo siento cada vez que leo o recuerdo a Janet Gold.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Yolany Martínez: nadie podrá pronunciar dos veces el mismo verbo

Por supuesto que la sensibilidad de las mujeres, su situación y realidad en el mundo patriarcal moldean miradas estéticas y posturas cuya percepción siempre ha sido luminosa y sólo parece equivocada y radical cuando otros hombres y mujeres son retrogradas. Cuando tienes los pies en el mundo y no vives en una burbuja literaria entiendes la vida, y por supuesto comprendes y escribes mejor.
Aún Clementina Suárez causa escándalos en esta sociedad decadente con aires de postmodernidad, pero que es más vetusta que la misma cal con que se maquillan los retretes de la historia. Aún se ve de reojo a Ángela Valle, su poderosa palabra signando la fuerza de la dignidad y hay quienes le niegan su lugar a Amanda Castro, esa hermosa poeta e incansable gestora cultural. Aún decimos “hay buenos poetas en Honduras y también hay mujeres que hacen buena poesía”, pero a estas alturas negar el lugar de extraordinarias poetas como Armida García, Rebeca Becerra o Mayra Oyuela (por mencionar tres nombres) es b…

Armando Maldonado, una voz poética que transgrede la calma de los días sospechosos

Encontrarse un buen libro de poesía en Honduras siempre es una sorpresa; lo digo sin ironías pensando en el actual panorama de la poesía hondureña y su caricatura hipster, tan reciclada y ridícula, y lo peor de todo, en proceso de validación por otro grupúsculo de recepcionistas que se autodefinen como gestores culturales y especialistas en arte en los espacios culturales que ya conocemos; lo digo por un buen libro del joven poeta hondureño Armando Maldonado “Un poema que hable del mar” publicado para suerte de la poesía hondureña en El Salvador.
No está demás contar en esta breve nota que Armando Maldonado ha sido un buen gestor cultural, comprometido con la difusión de la poesía y la creación de espacios que acerquen a públicos y a lectores y viceversa; es reconocida su labor en PaíspoEsible, en talleres literarios de jóvenes creadores universitarios a inicios de este siglo, además de ser gestor del proyecto “Sociedad Anónima” un festival de poetas jóvenes cuyo objetivo era descubrir…

Poemas de mi libro "Mientras la sombra"

Estos poemas cruzan varios años de mi vida. Cada uno posee la marca de su tiempo; pero no hay un hilo conductor entre ellos, y si existiera, allá donde el reflejo se pierde y el lenguaje es apenas límite entre la incomprensión y la realidad, yo diría, que es la fragmentación de los instantes que aspiran a descifrar y su salto mortal a los abismos de la memoria y sus laberintos, ahí, donde todo puede evocarse, pero no todo puede ser poseído.
Algunos de estos poemas pertenecieron a proyectos de libros inacabados; otros, a la necesidad de diálogo con unos días que tienen una marca inconfundible para mí: el testimonio de mi condición de poeta en un país donde el poder y sus máscaras borran la sensibilidad crítica con el marginamiento o la persecución y quieren convertir el arte en política institucional, decoración o aliciente de una falsa cultura de participación democrática, y donde, toda expresión auténtica es considerada antítesis del orden; postulando así un arte de moda, de la pose …