21 diciembre, 2014

La lectura como práctica de la felicidad

El poeta Rigoberto Paredes compartiendo con dos niñas de la comunidad de El Rodeo Quelacasque, Gracias 
(Fotografía de Dilcia Cortés)

Leer y soñar en comunidad

¿Qué haces en Lempira, Salvador Madrid? Ser feliz, contesté. Y al contestar no pude dejar de pensarme cuando vamos bajo sol o bajo lluvia, entre la aridez o el hondo verdor de estas lejanas tierras. Si, vamos el equipo Plan Honduras Lempira a las comunidades donde se desarrolla uno de los proyectos más vanguardistas de Honduras en materia de lectura Fomentando la Cultura Lectora en Niñas y Niños: se trata de seis bibliotecas comunitarias en El Rodeo, Quelacasque; San Ramón, Talgua; Mercedes, Las Flores; Tejeras, Lepaera; Taragual, La Iguala y La Unión. Nada de eso de hacer aulas, llenarlas de libros y colocarles candado; Nada de esas frases tan tristes de muchos profesores “No toquen los libros porque se ensucian” “Guarden los libros que se los roban” “Como castigo leerás un libro”.

La Fundación Blue Lupin a través de Plan Honduras inaugurará próximamente seis bibliotecas comunitarias, todas ellas producto de un proceso envidiable que seguro se convertirá en un modelo para otras comunidades o instituciones que quieren hacer bibliotecas, incluso recomendamos a la Dirección de Educación de Honduras y a la Dirección de Cultura de Honduras, conocer este modelo de biblioteca que va más allá de la infraestructura y del equipamiento y que tiene su fuerza en tres puntos claves: el primero es su naturaleza comunitaria ya que Plan Honduras entrega el proyecto a las comunidades a través de la formación de un Comité Local de Biblioteca elegido por las niñas y los niños, las madres y padres, docentes y líderes, ellos comienzan por capacitarse para administrar los recursos que se invertirán en infraestructura, luego comienzan un proceso de formación que incluye conocerse con otras comunidades beneficiarias para compartir sueños y avances, el mobiliario de las bibliotecas lo diseñan las niñas y los niños, el catálogo se elige entre todas y todos y tiene como peculiaridad los siguientes puntos: lecturas amables, lectura académica o curricular, género o Campaña “Por Ser Niña”, educación especial, discapacidad, lecturas de interés comunitario, pueblos indígenas; un universo de libros que son para disfrutar, para soñar, para reír y desde luego otros que son respaldo de la vida escolar. El otro punto clave es que como dice Penac “El primer derecho de un lector es no leer”, las niñas y los niños ejercerán su libertad en la biblioteca y decidirán qué harán con su tiempo, por eso no se habla de tiempo de lectura sino de actividades de animación lectora que consisten en pasar un tiempo en la biblioteca ya sea leyendo o jugando en la alfombra o en la mesa una partida de ajedrez o damero, o entreteniéndose en los títeres o preparando una obra de teatro. El tercer punto es una coalición institucional que permitirá en el futuro darle continuidad al proceso y ser gestores permanentes junto a los Comités Locales de Biblioteca.

Ya comenzaron las primeras actividades de animación: Teatro La Siembra, dirigido por el artista Delmer López, está consolidado seis grupos de teatro infantil comunitario con obras de teatro creadas o adaptadas por las niñas y los niños, es impresionante la sensibilidad y la hermosura que hay en la niñez de la tierra adentro, realmente hablo de dosis de esperanza para la patria y para los grandes retos que tenemos como país y con nuestras niñas y niños. Otra actividad fue la visita de poetas hondureños a la comunidad de El Rodeo Quelacasque donde se donaron más de doscientos libros de bolsillo y donde se destacó la presencia del poeta Rigoberto Paredes, premio Nacional de Arte de Honduras.

Noviembre será en estas comunidades un mes muy especial, docenas de actividades de animación de la lectura y de escritura creativa, pues muchas niñas y niños se capacitarán en teatro, títeres, escritura de cuentos, poemas, marionetas, en metodología de mochila viajera (libros que viajan a otras comunidades) y cajita lectora (libros para leer en familia) y publicaran un libro a final de este año.

La inauguración de las seis bibliotecas será muy pronto; más de dos mil niñas y niños beneficiados. Este es un verdadero regalo para el país, celebramos y felicitamos a los Comités Locales de Biblioteca, a la Fundación Blue Lupin, a Plan Honduras y a su directora Belinda Portillo, a Paula Robledo, a Edgardo Cruz y al equipo de trabajo de Plan Honduras Lempira.

He dicho que noviembre será hermoso en Lempira y yo quiero estar aquí, cerca de los sueños de las niñas y niños, quiero aprender en equipo a celebrar la posibilidad, la real certeza de dos niñas que me dijeron: “El país lo vamos a hacer leyendo y soñando” Mabis (El Rodeo, Quelacasque) “La biblioteca que yo me imagino sólo puede servir para ser feliz” Sidny (Mercedes, Las Flores) y yo les creo.