Ir al contenido principal

Gracias: una ciudad cultural



Ya son siete años de vivir en Gracias, una ciudad que he aprendido a amar porque he encontrado tranquilidad, un espacio para mis inquietudes como escritor y gestor cultural, además de manos amigas de ciudadanos valiosos con los que he desarrollado proyectos culturales y educativos que hoy son referencia en Honduras.

Gracias es una ciudad de mucha belleza y contradicciones, “tierra hermosa y bárbara”, escribía yo en un ensayo sobre la pintura de Byron Mejía; “uno sólo puede amarla con un dolor profundo” expresaba en una conferencia hace unos meses. Aquí hay gente admirable y noble. También hay personas que hacen mucho dinero y que no aportan al desarrollo social, es decir “gente tan pobre que solo pisto tiene”.  Debo decir que no es un comentario político, sino sobre el compromiso de vivir con un sentido de pertenencia, visión comunitaria y gratitud con la tierra que nos besa los sueños.

Las personas debemos decidir que somos en la comunidad: habitantes o ciudadanos. Si usted es un habitante, jamás le atraerá el sueño de vivir en una ciudad cultural. Si usted es ciudadano, podemos caminar juntos, porque trata de entender a su ciudad, lee sobre ella, la guarda con una nostalgia resplandeciente, trabaja porque sea hermosa, recibe a quien la visita y cuenta lo mejor de ella cuando está lejos.

Una ciudad le pertenece a sus ciudadanos, en ese sentido debemos integrarnos junto con las autoridades, reflexionar de manera crítica y constructiva para tomar buenas decisiones. Vivimos en una ciudad pacífica y hermosa, pero si no fortalecemos la convivencia y sus expresiones culturales podemos perderla en un futuro próximo y convertirla en lo que son otras ciudades: grandes espacios impersonales, llenos de inseguridad donde uno sólo encuentra ventas de pollo frito, centenares de iglesias y tiendas de ropa usada, realmente una desgracia histórica que bien pudo ser diferente.

Los últimos años hemos tenido un progresivo crecimiento en Gracias. Es verdad que mucho de eso ha sido por el posicionamiento y la incidencia del presidente Juan Orlando Hernández, pero hay que resaltar el mayúsculo esfuerzo de muchos ciudadanos que han dado pasos estratégicos para aprovechar esta coyuntura e invertir. Esto es muy bueno, debe comentarse abiertamente y con total transparencia: Gracias le debe gran parte de su desarrollo a su hijo presidente; sin embargo, a ese impulso hay que sumar todos los esfuerzos desde el sector privado, y desde luego, desde la administración del gobierno municipal y del liderazgo departamental para darle continuidad a acciones y proyectos que están en progreso.

La Cámara de Turismo de Gracias ha jugado otro papel protagónico muy positivo, y sin duda tiene que asumir uno de los retos mayores de este florecimiento cultural en Gracias para hacer crecer la gestión cultural y activar todos los espacios posibles para que sean atractivos turísticos, pero también para que generen una convivencia ciudadana que abrace la cultura.
Es decir, necesitamos potenciar lo que milenariamente ha estado ahí: los atributos naturales y la cultura, pero debemos educarnos todos para conocer nuestra riqueza patrimonial, protegerla, promocionarla y explotarla como recurso económico. Lo otro es que Gracias es sede de unos de los eventos literario más importantes de América Latina, el Festival Internacional de Poesía Los Confines; a muchos le parece raro que un evento de tan alto nivel suceda en esta ciudad, pero la respuesta es simple, mucha gente lo ha alentado y queda que muchas autoridades, que el mismo gobierno central, educadores, centros educativos lo fortalezcan un poco más y demuestren al mundo que Gracias está en condiciones de seguir siendo la casa del festival.

Cuando recién llegué a la ciudad, un componente clave que propuse fue el de formación de gestores culturales profesionales o al menos de desarrollo de habilidades para tener esos actores claves que discursan sobre la cultura y sus expresiones de una manera sensible y respetuosa, generando riqueza. Aún creo que podemos lograrlo.

Pronto tendremos una Casa de La Cultura que debemos potenciar como espacio de animación cultural. La representativa Casa Galeano está siendo intervenida por la Cooperación Española, la Alcaldía de Gracias y por la Mancomunidad Colosuca, será un espacio maravilloso que recreará con cierta mirada romántica la idílica vida del siglo antepasado, además de contar con una pieza mural exquisita que está concluyendo el artista Mito Galeano y que merece todos los elogios.
La antigua y legendaria tradición del Guancasco entre Gracias y Mejicana (Encuentro entre dos pueblos para hermanarse) debe ser estudiada y documentada para no convertirla en un producto souvenir totalmente vacío y sin sentido. Julio, el mes de la identidad en Gracias, y sin duda desborda la expresión popular, el maravilloso sincretismo cultural, la legendaria vida de la cultura lenca y su cacique Lempira. Gracias cuenta con las ferias de San Marcos, San Sebastián y Mejicapa a las que también debemos prestar atención para que recuperen su esplendor y la tradición que las ha sostenido y alimentado. Las universidades de Gracias seguro avanzarán para ser verdaderas fuentes de conocimiento, investigación y generación de postulados que orienten hacia donde debe avanzar el desarrollo enmarcado en el patrimonio cultural y sus expresiones.

Las autoridades municipales siguen haciendo esfuerzos por proteger el centro histórico que ha sufrido mucha tensión. Recordemos que esta es la primera cara de Gracias, la primera impresión de su belleza: esa epifanía de encontrar en la distancia una ciudad detenida en el tiempo, sus casonas de umbrales amplios, patios internos con jardines hermosos, sus acogedores espacios públicos como la Plaza Central, la Plaza San Sebastián, el Anfiteatro del Jardín Botánico, los atrios de sus iglesias barrocas, los parquecitos infantiles, los mercados donde aún podemos asomarnos a la cultura lenca, el Centro de Visitantes de Celaque, las caminatas donde la mirada se sacia queriendo descifrar que dice la niebla en la montaña más alta de Honduras. Y quizá lo más luminoso, Gracias es la entrada al mundo de la cultura lenca, al corredor de las iglesias barrocas, a las artesanías lencas y a los ocultos rituales de la fertilidad, al café de las tierras altas, a la esperanza que sostienen las niñas y niños que más leen en Honduras.

Abrir las puertas de una ciudad al mundo no debe preocuparnos si nuestra carta de presentación es la cultura. No es el turismo el que sostiene a la cultura, todo lo contrario: es la cultura la que le da contenido al turismo y características únicas porque devela la belleza y la memoria. La gente viene a Gracias por acercarse a los grandes relatos culturales y simbólicos de esta tierra que cuenta con espacios de expresión artística de talla continental y abraza a las personas que caminan para que se detengan a contemplar la majestuosidad de Los Confines, por un instante al menos para respirar en paz y luego seguir el camino.

La poeta española Martha Alonso vino a Gracias durante el Festival de Los Confines y escribió un poema que bien puede resumir la ciudad “Si tuviera que hablarle al mundo/ de aquel país,/ diría muchas cosas que me callo/ porque prefiero regresar.” 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Yolany Martínez: nadie podrá pronunciar dos veces el mismo verbo

Por supuesto que la sensibilidad de las mujeres, su situación y realidad en el mundo patriarcal moldean miradas estéticas y posturas cuya percepción siempre ha sido luminosa y sólo parece equivocada y radical cuando otros hombres y mujeres son retrogradas. Cuando tienes los pies en el mundo y no vives en una burbuja literaria entiendes la vida, y por supuesto comprendes y escribes mejor.
Aún Clementina Suárez causa escándalos en esta sociedad decadente con aires de postmodernidad, pero que es más vetusta que la misma cal con que se maquillan los retretes de la historia. Aún se ve de reojo a Ángela Valle, su poderosa palabra signando la fuerza de la dignidad y hay quienes le niegan su lugar a Amanda Castro, esa hermosa poeta e incansable gestora cultural. Aún decimos “hay buenos poetas en Honduras y también hay mujeres que hacen buena poesía”, pero a estas alturas negar el lugar de extraordinarias poetas como Armida García, Rebeca Becerra o Mayra Oyuela (por mencionar tres nombres) es b…

Armando Maldonado, una voz poética que transgrede la calma de los días sospechosos

Encontrarse un buen libro de poesía en Honduras siempre es una sorpresa; lo digo sin ironías pensando en el actual panorama de la poesía hondureña y su caricatura hipster, tan reciclada y ridícula, y lo peor de todo, en proceso de validación por otro grupúsculo de recepcionistas que se autodefinen como gestores culturales y especialistas en arte en los espacios culturales que ya conocemos; lo digo por un buen libro del joven poeta hondureño Armando Maldonado “Un poema que hable del mar” publicado para suerte de la poesía hondureña en El Salvador.
No está demás contar en esta breve nota que Armando Maldonado ha sido un buen gestor cultural, comprometido con la difusión de la poesía y la creación de espacios que acerquen a públicos y a lectores y viceversa; es reconocida su labor en PaíspoEsible, en talleres literarios de jóvenes creadores universitarios a inicios de este siglo, además de ser gestor del proyecto “Sociedad Anónima” un festival de poetas jóvenes cuyo objetivo era descubrir…

Poemas de mi libro "Mientras la sombra"

Estos poemas cruzan varios años de mi vida. Cada uno posee la marca de su tiempo; pero no hay un hilo conductor entre ellos, y si existiera, allá donde el reflejo se pierde y el lenguaje es apenas límite entre la incomprensión y la realidad, yo diría, que es la fragmentación de los instantes que aspiran a descifrar y su salto mortal a los abismos de la memoria y sus laberintos, ahí, donde todo puede evocarse, pero no todo puede ser poseído.
Algunos de estos poemas pertenecieron a proyectos de libros inacabados; otros, a la necesidad de diálogo con unos días que tienen una marca inconfundible para mí: el testimonio de mi condición de poeta en un país donde el poder y sus máscaras borran la sensibilidad crítica con el marginamiento o la persecución y quieren convertir el arte en política institucional, decoración o aliciente de una falsa cultura de participación democrática, y donde, toda expresión auténtica es considerada antítesis del orden; postulando así un arte de moda, de la pose …